jueves, 18 de mayo de 2006

"DIOS SE SIENTA A DISFRUTAR EL FUTBOL"

Muchas veces observamos a jugadores que antes de ingresar al campo de juego hacen la señal de la cruz mirando al cielo, o que besan un crucifijo que llevan en su cadena, o cuando anotan un gol se lo ofrecen a Dios. También sucede con los técnicos pero en menor proporción quizás.
Decía Carlos Bianchi, ex-técnico de Boca Juniors, que cuando iba a la iglesia no era para pedir a Dios sino para agradecerle por todo lo que le ha dado, empezando por la vida.
A Luis Fernando Suárez le pasa algo parecido, él es un "agradecido de Dios por todo lo que me ha dado", y cree que lo de Bianchi "es un buen ejemplo de vida2.
Pero el técnico de Ecuador sí tiene comunicación con Dios. Antes de un partido se encomienda al Ser Supremo, "pero no en el sentido de decirle ayúdame a ganar o alguna cosa, yo sé que simplemente él se sienta a disfrutar un partido. Dios estará ahí siempre, deseando lo mejor de nosotros".
Parecería egoísta en sus pedidos a Dios, pero es que cuando lo hace, Suárez está convencido que el bien llegará, a través de él, a todos sus dirigidos. Y no es que el colombiano sea un medium o algo parecido, ni al caso.
"Lo único que pido (a Dios) es que tenga yo la suficiente coherencia para tomar las mejores decisiones, es lo único que le pido", recalca el seleccionador nacional.
Ya lo dijo Suárez, Dios se sienta a disfrutar del fútbol, él también grita desde la grada. ¿Será que tiene pantalla gigante en el cielo para mirar el Mundial de Alemania 2006? Estoy seguro que sí, y que desde ahora tiene puesta la Tricolor.
¡Amén!

2 comentarios:

Guido Moreno dijo...

En una entrevista con el Pacho Maturana me dijo que a Dios seguramente no le interesan los partidos de fútbol porque es una lucha de poderes.

Una lucha de seres humanos. Dios no se mete en la lucha de poderes.

Si vamos a lo religioso o mistico muchos futbolistas tienen cábalas o señales además de la cruz.

Aguinaga jugaba con estampas de la virgen pegadas con masking tape a la parte frontal de sus canilleras.

Otros usan escapularios y un jugador que no recuerdo su nombre tenia una pulsera bendecida.

Mas allá de lo que sucede en el interior mismo de cada jugador y cada espectador quisiera recordar las palabras de John Boynton Priesstley escritor británico que define muy bien al fútbol y su esencia misma.

El se refiere a los detractores del fútbol "Decir que pagaron para ver a 22 mercenarios dar patadas a un balón es como decir que un violín es madera y tripa, y Hamlet, papel y tinta".

Saludos

PD: Te voy a enlazar a mi blog en la sección periodistas con blog en Ecuador

Kernel dijo...

Me imagino que como Ser Supremo e Inteligente, es hincha del Emelec.